sábado, 3 de octubre de 2020

Restos de la batalla de Visby - parte 2


Con esta imagen de battleofwisby.com abro la segunda parte de la creación de mi armadura de láminas basada en unas placas de los restos arqueológicos encontrados en el lugar donde se produjo dicha batalla.

Si tratamos esta imagen como algo representativo de la época, podemos ver que lo más común era la cota de malla en todas sus vertientes, capacetes y cascos ketle para proteger la cabeza y alguna brigantina para reforzar el torso. 
Por lo encontrado en el yacimiento, esto es correcto, y una porción muy pequeña de la soldadesca portaría armaduras de láminas.

Aun así, las armadura de láminas me resultan muy llamativas y versátiles para vestir diversos personajes. Sin entrar en "me la pongo junto a una pistola y un casco con cuernos simplemente porque me apetece", puedo vestir desde un soldados occidental bajomedieval, pasando por un escandinavo, un ávaro a, por su puesto, todo tipo de soldados de ejércitos orientales. Salvo en los que pueda ser tocante a la época de la batalla de visby, será un poco forzado, pero dado que no quiero recrear hardcore, sino que lo que me llama es vestir parecido a como podría ir un determinado tipo, y parecerme a ese tipo de lejos, sin entrar en detalle extremo, me vale.

Sin más continúo con la armadura, que la habíamos dejado en el punto en que las cosas empiezan a cobrar sentido.

Lo último que hicimos fue taladrar, taladrar mucho, varios metros de acero para ser exactos, de esto sacaba tiras de 1 metro con muchos agujeritos. Con unas tijeras de chapa iba cortando las placas para obtener la placa sin forma agujereada. 


Sirviéndome de plantilla primero y de una placa ya formada después, marcaría la forma de D y la cortaría de manera muy primaria con las tijeras.


Tras el corte a tijera la placa cogía cierta forma, y con un martillo y un yunque iba persuadiendo a las plaquitas a volver a su forma plana.


Una vez las piezas estaban agujereadas, cortadas a su tamaño final, con su forma de D y planas de nuevo, tocaba la parte más tediosa de todo el proceso, el lijado. Utilizando un grano 100 en la lijadora de banda remataba la forma, y con un grano 180 y posteriormente un 240, mataba los bordes y suavizada las curvas a para que el resultado final no fuese agresivo al tacto. Esta parte era un rollo porque con todo el polvo de metal que soltaba y el ruido que hace la lijadora, tenía que estar protegido con cascos, mascara, guantes y gafas, y estar varias horas seguidas haciendo lo mismo vestido de esta guisa se hace pesado, para que decir otra cosa..














En un cálculo rápido, tardaba unas 2 horas en taladrar, cortar y alisar unas 50 placas y otras 2 horas en el lijado de esas 50. Teniendo en cuenta que al final salieron 495 placas la conclusión es clara, no renta económicamente toda vez que en tienda, 100 placas cuestan unos 25-30€ (aunque no se si esas placas tendrán los bordes suavizados).

Con las placas finalizadas y "suavizadas", las colocamos de manera que los agujeros "delanteros" de una coincidan con los "traseros" de la siguiente, y vamos alternando el sentido según solapamos las líneas verticalmente. 

Al ser una armadura pensada para infantería, la orientación de las placas sería solapando de abajo arriba. Si plantease montar una para caballería, donde los golpes vienen principalmente desde abajo, solaparíamos en el sentido contrario, de manera que una lanzada resbale y no se meta entre las placas.







A pesar del galvanizado, el cual se iba un poco con la lija, les dí una mano de pintura para evitar la aparición de óxido. Dicho esto, hice unas pruebas con placas terminadas, echándoles agua y dejándolas ahí a ver que pasaba con el paso de los días, y para mi sorpresa no apareció óxido, cosa que con las otras piezas de armadura que tengo es impensable, ya que les sale óxido sólo con mirarlas.

Con las placas pintadas y secas, todo lo que queda es liarse a coser. Para ello usé cuerda de nylon, más conocida como paracord 550, ya que se supone que aguanta 550 libras de peso.. se supone, porque esta que uso yo es de aliexpress y ya se sabe. En fin, ese peso no he comprobado que lo aguante, pero la llevo usando más de 10 años con fines diversos y nunca me ha fallado, es ultra resistente al desgaste, por lo que me parece una opción mejor al cordón de cuero, que tarde o temprano se desgastará con el roce y habrá que reponerlo.





Un toque fundamental tanto para el aspecto como para la comodidad fue añadirle un ribete de cuero, en este caso de cordero. Para ceñir la parte delantera y la trasera utilizaría unas cintas de cuero de 2mm que irían hebilladas en la parte trasera.







El proceso de creación de las correas de la trasera es algo muy tontorrón pero que me hace mogollón de ilusión por el hecho de que están, en una buena parte, hechas artesanalmente, tanto la correa en si como la unión de la hebilla a la correa como los remaches, para los que utilicé clavos.



Pectoral completo y trasera en proceso...




Una vez que tenía la posición exacta en la que quería que se quedasen las partes, dibujé la plantilla de las correas de los hombros y las corte de vaquelita de 2,2mm.



En pleno proceso de cosido. Del cosido cabe destacar el nudo que se queda al final, que en la mayoría de las veces el despreciable, hasta que cae uno juuusto en la clavícula.. joder que molesto...



Las correas de los hombros montadas. Tocaba decidir si iba a poner placas en dichas correas y si era así, de que tamaño, ya que había visto gente que ponía las mismas placas de la armadura, pero a mi eso no me terminaba de convencer y que sobresalen de la correa y al haberlas hecho con la curva ergonómica de mi trapecio, la parte que sobresale de las placas de 7,5 de la correa de 5 cm, eran molestas e iban en contra del conjunto.


Finalmente me decidí por emplacar con unas pequeñas, del grosor de la propia correa. 
Una vez puestas me di cuenta que fue un completo acierto.



Producto final. Armadura montada completamente.



   

Es rígida, pero admite cierta movilidad y al haberla hecho llegar hasta justo antes de la articulación de la cadera, no molesta en ninguno de los movimientos de las piernas. Por la abertura de brazos y las placas de los pequeñas hombros, los brazos tampoco se ven en absoluto impedidos. 
Su peso es de unos 3kgs, pero una vez puesta, al ceñirse tan bien, no se nota gran cosa.

Cuando la llevo como en la foto, con una prenda fina, la placa trasera queda un pelín alta, no se nota más que en las fotos eso si, pero eso desaparece al ponerla con una prenda que rellene un poco más como un gambesón.


La batalla de Visby - parte 3

 Con la armadura hecha, la pregunta era, ¿hago hombreras?

...

...menuda mierda de pregunta... xddd

 
Las hombreras no quería que fuesen masivas, quería algo que fuese práctico aunque eso supusiera que la protección no fuera a ser perfecta en la axila, que para eso ya estaría la cota de malla bajo la laminar.

Miré mucho y le di muchas vueltas, pero al final me decante por una estructura muy parecida a la de un tipo que vi por la red que me encantó.

Este señor tan majo y tan avikingado me inspiro mucho en el tema hombreras. 
La verdad que su kit mola un puto huevo.













 
 
Una de las cuestiones importantes en cuanto a la hombrera era como empalmarlas, ya que había visto muchos diseños en la red que me parecían muy rígidos, o conseguían flexibilidad a base de conectar las piezas de maneras extrañas con resultados poco deseables.. las hombreras de este señor no tenían nada de esto, eran sencillas y parecían muy prácticas.

En mi caso, y probablemente por haber colocado placas pequeñas en la correa del hombro, el cambio de inclinación hacia el brazo me quedaba raro utilizando únicamente placas largas, por lo que aproveché que ya me había iniciado con las pequeñas y monté una linea de pequeñas para facilitar la transición de horizontal a vertical.



La manera de unión de las lineas entre si para permitir movilidad del hombro hacia delante y detrás tenía su guasa. Lo que hice fue coser la línea superior cogiendo las tres placas centrales de la inferior, y al coser la linea cogida de la inferior saltaría esas tres placas pasando por la linea central de la superior.
De este modo las lineas están bien aseguradas y pueden bascular sobre un área relativamente pequeño.



Todo unido.




Para unir las hombreras al conjunto de la armadura utilizaría unas correas de 2mm para ceñir al brazo y un cordel de paracord, previo taladrado de las placas correspondientes, para unir a la correa de los hombros. La misma técnica que usé para las hebillas del torso la usaría en esta, con resultados igual de satisfactorios.






Ha sido un largo viaje que al fin ha llegado a su termino. Muchas ...muchas... muchas horas invertidas, y algún que otro rato de incertidumbre, pero a pesar de todo, estoy muy, muy, muy contento con el resultado.




jueves, 1 de octubre de 2020

Mientras tanto.. en Visby...

 

Era año 1361 y los habitantes de Visby (en aquella época Wisby) se preparaban para sus quehaceres diarios. Lo que ellos no sabían, era que el rey Valdemar Atterdag de Dinamarca y sus soldados estaban en camino hacia la isla.

 
Ubicada en la isla de Suecia llamada Gotland, esta gozaba de semi-independencia y tenía su "metrópoli" fortificada, pero aún así, o por ello, sufrió un ataque de varios miles de daneses que daría lugar a una batalla muy representativa de su época.
 

De la batalla de Visby se han obtenido muchos restos historicos que han permitido documentar, entre otras cosas, la impedimenta que portaban las personas que lucharon en esa batalla, con especial mención a los restos de armaduras de láminas que se descubrieron en dicho yacimiento, y que son la base de la creación que presento hoy.

 

 

Sin entrar a transcribir los pormenores de los investigadores, que no viene al caso ya que no es la orientación de la entrada, baste decir que las placas que utilizaré de entre las descubiertas tenían forma de "D" con 8 agujeros para entrelazarlas y cubriría, supuestamente, pecho y espada con una línea subiendo por los hombros pegadas al cuello.

 

Reconstrucción

 

Basándome es la evidencia histórica y en los millones de armaduras que la gente se ha ido haciendo y colgando en la red, ideé la mia y me puse al lio.

Desde el primer momento sabía que iba a meterme en un marrón importante. Había trabajado con metal tanto cuando le metí con las hombreras churburg como con las protecciones de "tablas", pero esta armadura iba a suponer hacer cerca de 500 piececitas, y lo que es más, sus correspondientes 4000 taladros, 8 por pieza. Eso eran muchos taladros, mucho corte, mucha lija... mucha tela..

De modo que la pregunta era, ¿de verdad quiero hacer la piezas yo mismo?¿no será mejor comprarlas hechas o pedir el corte por laser o por golpe? La verdad que me lo plantee, pero siendo el primer contacto con este tipo de armaduras me apetecia enfangarme a tope, ya veríamos por donde salía la cosa.

 

 

 

 Primero había que ver el material, ya que en función del grosor del metal, la armadura pesaría más o menos, se vería más "hecha" o más endeble y, muy importante, cuando más gordo más dificil y costoso de trabajar. Un compañero de trabajo me recomendó utilizar fleje metálico. Al principio me pareció muy finito, pero depués de valorarlo en serío me pareció una idea cojonuda, era finito, pero al solapar las plaquitas, se quedaría con buena composición, además pesaría poco y lo mejor de todo, al estar templado la sensación de armadura sería perfecta. Finalmente, y muy a mi pesar, tuve que desechar la idea por que a causa del propio templado, que hacía dificilísimo su trabajo, iba a dejarme la mano en la tijera o a embotar cientos de brocas con la máquina.

El aluminio era una opción maravillosa, ya que no iba a pesar nada y podría hacer las piezas a tijera sin ningún problema, más que el aspecto del propio aluminio, que es horrible cuando quieres hacer pasar algo por una armadura que parezca real. Una armadura de alumnio es como la versión aliexpress de una armadura real, queda cutre y no quería pasar por ahí.

La opción con la que me quedé, por aspecto, por grosor y por disponibilidad-precio, fue una chapa de acero galbanizado de 1mm de grosor. Color bueno y un tratamiento que retardaría la aparición de óxido (que habiendo experimientado lo rápido que aparece el óxido en el acero dulce sin tratar , era algo que valoré muy mucho en una armadura que no podría ser mantenida en condiciones más que descosiendola entera, cosa que no entraba ni a valorar en serio). 

Por otra parte 1mm de acero era "cortable" con tijera de chapa, no era aluminio pero me permitía hacer cortes con cierta curva, con lo que la forma de D la podría hacer grosso modo a mano.

El siguiente problema a solventar fue el corte básico de las placas. La opción fácil era hacer tiras largas con la tijera, luego cortar rectángulos y a continuación darle forma de D. 

Esto sería la idea, pero no iba a ser lo que sucediese, ya que después de hacer unas pruebas con la tijera me di cuenta que no podría cortar todo lo recto que quisiera, me llevaría muchísimo tiempo y deformaría bastante el metal, vamos que iba a ser muy chapucero. La otra opción era cortarlo con la sierra de calar, pero acero de 1mm.. prfff... 

Finalmente claudiqué y me fue al polígono, pedí que me cortasen la mitad de la chapa de 2x1 en tiras de 25mm de ancho y 1m de largo y fui feliz con lo que recogí :)

No tardaron nada y la verdad que me salió bien barato. Ahora solo tendría que cortar con la tijera esos 25mm y darle forma para tener lo básico.

Pensándolo bien, ya que estaban tan bien colocaditas y alineadas, aprovecharía para hacer los taladros de muchos en muchos.

 

Dibujé la plantilla, preparé la taladradora y armado de grandete y paciencia empezamos a currar...

 

Una cosa que me planteaba era que taladrar tantisimos centimetros de acero galbanizado se me comería las brocas bastante rápido. Me informé sobre como afilarlas y me preparé mentalmente para tener que hacerlo varias veces, pero oh, sorpresa, gastarse la paste en herramientas buenas tiene sus ventajas. 

 

Junto con el chapón de acero, me aprovisioné de un set de brocas de la mejor calidad que encontré por recomendación el vendedor.

Pues bien, después de haber taladrado 4 metros de acero, que se dice pronto joder, ¡4 putos metros de acero! después de eso la dichosa broca apenas tiene muestras de desgaste.. me quedo loco.. y luego con las de madera toco 1mm de fibra de vidrio y se va a la mierda.. en fin, muy buena compra.

 

 

Esto de aqui, por el contrario, es una desgracia fruto de una mala herramienta. 

Para los taladros, como se adivina en la foto de arriba, utilizaba un taladro de columna del baratillo, una de esas ofertas del lidl que esta muy bien para salir del paso pero que como podemos ver, no te asegura un taladro completamente vertical, sino que la broca fugaba hacia dentro. 

Esto fue una tortura que me persiguió durante todo el proceso de taladrado, que me hizo desechar no pocas placas, pero que al final, más o menos supe hacerme con ello.

  

Para no hacer demasiado larga la entra, voy a terminar aqui por hoy, en la próxima mostraré el resultado de tanto cambalache de cerrajería y el trabajo de nylon y cuero.

Y recordad, más de una armadura de láminas por cada cuatro vikingos traerá las iras de los recreadores más estricos 😄😄😄😂😂😂


sábado, 5 de septiembre de 2020

Cuando el carpintero arrasó las tierras regadas por rios y mares.

Un supuesto proverbio Turco habla de que cuando las hachas entraron en el bosque, algunos árbolesse consolaron pensando que al menos en parte eran de los suyos.

Cuando pensamos en los pueblos del norte, se nos vienen a la cabeza cascos con cuernos, trenzas pelirrojas, pieles y guerreros feroces sin miedo a la muerte. Parte de esto puede que sea verdad, pero en cuanto a indumentaria militar desde luego que no iban con cuernos, más bien deberiamos pensar en cota de malla, alguna armadura laminar, escudos redondos, espadas, lanzas y sobre todo, hachas, muchas hachas.

 

 

 

Las espadas vikingas eran armas bastante veneradas, y pasaban de generación en generación ya que su manufactura era costosa, las hachas, sin embargo, eran en general herramientas del día a día que bien podían ser usadas en batalla, ya que no son tan ágiles como una espada, pero tienen la capacidad de dar golpes con una gran cantidad de energía.

Las hachas se han utilizado desde siempre para el trabajo de la madera, tanto para cortar leña como para trabajarla una vez cortada, y para esto segundo exíste toda una plétora de formas y tamaños. 

Una muy conocida es el hacha "barbada", llamada así por su característico pico inferior,  que permite un agarre alto muy preciso al trabajar la madera, mientras que mantiene una gran superficie de corte y reduce el peso total. En combate serían más útiles contra enemigos sin armadura, ya que una mayor superficie de corte y un menor peso hace que su capacidad de penetración sea sea inferior a otras hachas más pesadas y estrechas en la zona de impacto.

La construcción de nuestro hacha barbada blandita sería una mezcla de todas las técnicas que he ido aprendiendo en esto de la construcción de impedimenta militar de gomaespuma.

Para el tetsubo utilicé, como ya vimos, una varilla de fibra de vidrio de 2 metros de largo y 12mm de grosor, de modo que tenía un sobrante de unos 50cm de esta varilla. A ese retal le coloqué un mango de liston redondo y le hice un contrapeso con la misma técnica que en armas anteriores.

El tema de un hacha con contrapeso no tiene sentido tratandose de un arma real, porque precisamente de lo que se trata es de que el golpe vaya con una gran inercia, pero tratandose de softcombat, mi intención no es partir en dos al de en frente, lo que busco es un arma equilibrada con la que si juego combate deportivo pueda ser rapido, y este equilibrio no va a suponer una pega en caso de querer tirar golpes interpretados y más cargados-lentos, que dicho sea de paso, será el fin principal de este arma.

 

 La técnica, varilla metalica de 12mm y clavos de 4mm al rededor, todo bien redondeadito para que no haya aristas incomodas.

No teniendo soldador es un poco rollo redondear con la radial, porque con el calor de la abrasión el pegamento se ablanda, por eso lo de poner una presilla. La otra opción era hacerlo a mano pero me daba pereza :p

 

 

 

 

 

  

En estas fotos os muestro lo que sería la sujección de la hoja del hacha, la zona de golpeo. Quería explorar las posibilidades de una hoja completamente de espuma, sin varilla, y para ello me serví de fleje pegado a la varilla principal con epoxy para asegurar la union de la hoja a la varilla pero permitiendo esa flexibilidad que buscaba. 

 

 

La tira pequeña sería para evitar que en un enganchón la hoja se rajase en su unión inferior con el mango.


Forrado sin más con espuma. La amarilla sería de shore 30, la color vainilla sería de 20-22 y la oscura estaría en un punto intermedio sobre los 25, que para golpeo se notaría un pelín durilla, pero como no iba a tener varilla la hoja se va a doblar completamente al impactar, así que irá perfecta.



Algunos detalles de pintura. Sobre todo destacar la "madera" que quedó increible, y destacar que al cubrir se perdería el 80% de dicha incredibilidad... facepalm...

Me vine muy arriba en esa época, y saqué tres armas a la vez.

Aqui están secando la cobertura. Durante la noche les pondría una cúpula de papel aluminio para conservar en la medida de lo posible la temperatura, ya que estabamos en invierno y el clearflex seca mejor cuanto mayor temperatura haya. 







Una vez todo estaba seco, este fue el resultado obtenido:


















Respecto al cuero, lo primero decir que es cuero blando, es cordero de menos de 1mm, por lo que no se nota si en un lance de juego una zona con cuero impacta en un compañero, y respecto a su utilidad decir que las tiras finas eran meramente decorativas, si bien la gruesa está ahí para darle consistencia a la tira que se encuentra en la unión entre el mango y la hoja, que busca evitar desgarros en caso de que la "barba" se enganche y tire.

Tras probarla, me di cuenta que mis expectativas no se habían cumplido. La hoja era blanda al golpe, bien, pero la pintura y la cobertura sufrían demasiado, y la espuma de shore 25 se arrugaba demasiado, pero sobre todo, tuve un enganchón al volver de un golpe al hombro sobre escudo. El golpe entro fácil, pero al volver la barba se enganchó en el escudo y el tirón rasgó la espuma. No fue mucho, y fue al final del cuero, pero lo suficiente para hacerme ver que había que cambiar el diseño.

Este fue el cambio que hice. Retiré la tira gruesa anterior, y la alargué por toda la hoja, añadiendo a la tira de la union otra que cogería toda la longitud inferior, de modo que estaría toda esta longitud protegida.





Con todo y con esto, me ha quedado claro que no es un diseño todo terreno, y que su uso se va a quedar para peleas interpretadas, ya que es un arma muy bonita que no va a llevar bien los rigores de un combate duro como lo podría soportar el resto de armas